Epidemiología de las lesiones condrales y osteocondrales

Las lesiones de cartílago son particularmente frecuentes en rodilla y en tobillo, y afectan principalmente a adolescentes (osteocondritis disecante) y a adultos deportistas (lesiones condrales y osteocondrales).

Según varios estudios publicados (7, 8), alrededor del 60% de los pacientes a los que se realiza una artroscopia de rodilla presentan una lesión condral en el cartílago de la rodilla.

Éstas se localizan generalmente en la rótula (condropatía o condromalacia rotuliana) o en el cóndilo femoral medial (condropatía o condromalacia femoral), aunque también son frecuentes las lesiones condrales en el cóndilo femoral lateral y en la tróclea. En la mayoría de las lesiones de cartílago de la rodilla,  la lesión está asociada al daño de otras estructuras, generalmente afectando al menisco o a los ligamentos. Estas lesiones son muy frecuentes en deportistas.

Las lesiones del cartílago del tobillo son menos frecuentes donde se localizan el 4% de las lesiones condrales. En el tobillo suelen asentar sobre las cúpulas del astrágalo (lesión condral u osteocondral de cúpula astragalina). En un 10% de estos casos, las lesiones condrales son bilaterales.

También en la cadera ocurren condropatías focales con cierta frecuencia, generalmente secundarias a traumatismos sobre la articulación o como complicación de otro proceso articular como el choque femoroacetabular o la lesión del labrum.

Los posibles candidatos para someterse a cirugía de reparación del cartílago son los pacientes con una a tres lesiones focales de cartílago de grado III y IV.