Patología de las Lesiones condrales y osteocondrales

El cartílago articular tiene escasa capacidad natural de curación, y el daño por traumatismo o degeneración puede provocar dolor articular debilitante, disfunción y artrosis. Las lesiones focales del cartílago pueden afectar solamente a la capa de cartílago (lesión condral o condropatía), o al hueso adyacente (lesión osteocondral o osteocondritis).

patologia lesiones cartilago

Existen diversos mecanismos capaces de provocar un daño del cartílago, como son: la inmovilización, la compresión, las sobrecargas de la articulación, los traumatismos directos e indirectos, ya sean únicos o repetidos, la desorganización en los componentes articulares o las inestabilidades provocadas por alteraciones en alguna de las estructuras estabilizadoras de la rodilla. Entre las causas más frecuentes capaces de originar lesiones focales en el cartílago articular se reconoce en primer lugar el daño traumático (condropatía o lesión condral traumática), seguido de la osteocondritis disecante (4, 5).

Hay varias clasificaciones para valorar la gravedad de las lesiones del cartílago articular. La establecida por Outerbrigde en 1961 (6) es la más común para la articulación de la rodilla. En ella se establecen cuatro grados:

  • Grado I: reblandecimiento e inflamación (o edema) del cartílago.
  • Grado II: fragmentación y fisura en zonas menores de 1,25 cm de diámetro.
  • Grado III: fragmentación y fisura en zonas mayores de 1,25 cm de diámetro.
  • Grado IV: erosión del cartílago que llega hasta el hueso subcondral.

 

También está muy extendida la clasificación de la ICRS (International Cartilage Repair Society), aplicable a cualquier articulación.


patologia lesiones de cartilago