Terapias no contrastadas en las lesiones de cartílago

Las condropatías o lesiones condrales son lesiones molestas e incapacitantes, que en ocasiones son muy difíciles de tratar. En las lesiones focales de gran tamaño (hasta más de 10 cm) y cuando los tratamientos quirúrgicos tradicionales fallan, la única alternativa eficaz es el implante de cartílago. Sin embargo, esta es una técnica muy especializada y relativamente cara puesto que exige cultivar células humanas durante 4-6 semanas, e implantarlas en una matriz colágena sobre la lesión, en un segundo tiempo quirúrgico.

Intentando evitar estos inconvenientes, diversos autores han intentado curar las lesiones condrales y osteocondrales usando otras células y sustancias extraídas del organismo y que no es necesario cultivar. Así mismo, se han ofrecido estos tratamientos para las condropatías difusas del cartílago (artrosis). Sin embargo, existe muy poca base científica para respaldar el uso de esas terapias en las lesiones de cartílago, pocos estudios fiables que demuestren alguna eficacia y ninguna recomendación por organismos reguladores para el uso de las mismas. Además, son opciones terapéuticas que dejan un amplio margen de beneficios (bajo coste de producción y alto coste para el paciente), lo que ha hecho que se especule con su uso y se indique de forma inadecuada.

  • Tratamiento de la condropatía con células madres, fibroblastos y otras líneas celulares: Desde 2007 los tratamientos con células se consideran tratamientos medicamentosos y como tal están regulados por la Agencia del Medicamento. Esto hace que su producción y aplicación esté estrictamente regulada, y que la propia Agencia establezca las indicaciones adecuadas de cada medicamento. Actualmente, sólo la terapia con Condrocitos ha sido aprobada por la Agencia del Medicamento para el tratamiento de las lesiones del cartílago. El uso de otras células debería ceñirse a la realización de estudios científicos controlados.
  • Tratamiento de la condropatía con Factores de Crecimiento Plaquetarios: La terapia con factores de crecimiento plaquetario, un producto de las plaquetas que se extrae del suero humano tras centrifugar, se ha recomendado sin base científica para multitud de males y dolencias, desde las arrugas a las tendinitis. En el caso del cartílago, se publicaron varios artículos en revistas científicas con buenos resultados en este uso. Recientemente la comunidad científica ha puesto de manifiesto que estos artículos estaban dirigidos por los dueños de la patente de dicha técnica, aspecto que se ocultó en la publicación de los resultados lo que ha llevado a cuestionar la credibilidad de dichos estudios.