Opciones quirúrgicas

Entre las opciones quirúrgicas se encuentran técnicas de estimulación (que facilitan la formación de un tejido cicatricial sobre la lesión de cartílago), y técnicas de restauración, que buscan producir tejido cartilaginoso que sustituya el tejido lesionado. 

opciones quirurgicas osteocondritis disecante

Entre las técnicas de estimulación se encuentran las microperforaciones y las microfracturas, que son útiles en lesiones de pequeño tamaño. Producen un daño en el hueso que subyace a la lesión, para aumentar la llegada de sangre al fragmento osteocondral y facilitar su fijación al hueso subyacente.

Entre las técnicas de estimulación se encuentran la mosaicoplastias y el trasplante osteocondral. La mosaicoplastia toma fragmentos de hueso y cartílago de otra zona de la articulación de menos demanda funcional, y los implanta en la lesión de la Osteocondritis formando un mosaico. En el trasplante osteocondral se toma un injerto de hueso y cartílago con el que se intenta reparar la lesión. Estas técnicas tiene buenos resultados en lesiones medianas, pero fallan con frecuencia en lesiones de gran tamaño; y a largo plazo tienen más fracasos que el implante de cartílago.

En el implante de cartílago se realiza un cultivo de las propias células de cartíalgo del paciente (condrocitos) que se implanta en una membrana, con la que se cubre la lesión. Esta técnica tiene una tasa de éxito del 90%, con una alta tasa de reucperación de la actividad deportiva previa.

El Implante de cartílago tiene mejores resultados a largo plazo que las demás técnicas. Es de elección en lesiones grandes, o cuando se han probado otras técnicas quirúrgicas que han fallado.

Otras terapias biológicas como las infiltraciones con células madre o factores del crecimiento no tienen ningún efecto reparativo sobre el cartílago, aunque pueden calmar las molestias temporalmente.