8 junio, 2018

Condropatía rotuliana en los deportistas

Las lesiones de rodillas son, probablemente, una de las más frecuentes en los deportistas de alto rango. En anteriores posts, hemos explicado en qué consiste la condropatía rotuliana y como afecta ésta al cartílago. También se hemos aclarado la diferencia entre condromalacia y condropatía rotuliana y sus causas. Hoy, toca hablar de cómo afecta la condropatía rotuliana a una población especialmente sensible a estas lesiones: los deportistas.

Repasemos en qué consiste la condropatía rotuliana. La condropatía rotuliana es una patología que supone el desgaste del cartílago que recubre la rótula. Su síntoma más inmediato es el dolor en la zona anterior de la rodilla y es común en deportistas como atletas, futbolistas, escaladores, saltadores o esquiadores. El dolor y las molestias aparecen al realizar cualquier movimiento o incluso al permanecer mucho tiempo sentado.

El deportista y la condropatía rotuliana: la “rodilla de corredor”

Pero ¿por qué es tan habitual en deportistas? Una investigación realizada por la Universidad de Ohio (Estados Unidos) elaboró un estudio en el que se realizó una artroscopia a aproximadamente 30.000 atletas. El 41% de todos ellos sufría una condropatía de grado III y el 20%, de grado IV. En el resto de la población, es raro encontrar lesiones de cartílago tan graves: según este estudio, solo el 11% de de los sujetos usados como control presentaban condropatías de grados III o IV.

La causa reside en el exceso de carga (y, además, reiterada) en la rodilla propia de los deportistas cuya actividad supone que la rodilla se flexione y extienda más de 30° (como ocurre en la mayoría de los deportes) o donde el deporte exige sobreesfuerzos al cuádriceps (bailarines clásicos, jugadores de baloncesto, de tenis, de rugby…). Es tan común en deportistas de atletismo que ya ha recibido el sobrenombre de “rodilla de corredor”.

En deportistas como los futbolistas, también se puede deber a traumatismos o golpes directos o indirectos en la rodilla. Cuando se producen tracciones mecánicas en la rodilla fuertes y recurrentes sobrepasando las capacidades del cartílago, éste se desestructura y se degenera, que es lo que ocurre con determinados ejercicios. El impacto de deportes como el fútbol o el salto de altura contribuye a la paulatina desintegración del cartílago articular.

Otras de las causas es una mala alineación de las estructuras articulares debido a una sobrecarga en las estructuras laterales de la rodilla. Dicha mala alineación se puede producir también por el uso de zapatillas deportivas muy desgastadas, ejercicios realizados en terrenos inclinados o por un desvío estructural propio del atleta.

El deportista afectado debe reducir temporalmente la intensidad de su ejercicio y, en muchos casos, dejar de practicarlo por completo. Esto puede resultar muy duro para el paciente, especialmente a los atletas profesionales. Puede ocurrir que algunos pacientes, no se tomen enserio su enfermedad y continúen realizando su deporte. Por ello, la importancia de que el médico prevenga al atleta de lo fundamental de no engañarse a sí mismo y guardar el responso recomendado para su propio bien.

¿Es lo mismo la condropatía rotuliana y el Sindrome Patelo Femoral (SPF)?

Son términos que se pueden confundir, pero son conceptos distintos. Es cierto que ambas suponen un dolor en la parte anterior de la rodilla. El término Síndrome Femoro Patelar (SPF) sólo hace referencia a una manifestación clínica, el dolor en la cara anterior de la rodilla que puede ser causado por cualquier entidad que irrite los nervios que detectan el dolor en las partes blandas de la rodilla, como el tendón o el tejido sinovial, pero no hace referencia a la causa concreta.

En cambio, la condropatía rotuliana hace referencia a un dolor de la cara anterior de la rodilla causado específicamente por la lesión del cartílago. El dolor se siente por una inflamación del tejido sinovial o por el hueso, pero el origen está en la lesión del cartílago (hay que aclarar que el cartílago articular no tiene nervios, por lo que el dolor no proviene directamente de él). De hecho, de la condropatía rotuliana es una de las principales causas de SPF, aunque no es la única.

Tratamiento de la condropatía rotuliana

Si la radiografía o la resonancia magnética muestran una condropatía en la rótula, se lleva a cabo una serie de tratamientos conservadores que pretenden el fortalecimiento de los músculos de la rodilla, como ejercicios que no supongan la flexión de la rodilla más de 30°. El médico también puede recetar medicamentos condroprotectores e infiltraciones de Ácido Hialurónico. Muchos atletas, bajo la recomendación de fisioterapeutas optan por el uso de vendajes neuromusculares para la recuperación de sus lesiones y para reducir el dolor.

En el caso del que el médico así lo indique (por una mala alineación rotuliana), el tratamiento para la lesión condral es una operación quirúrgica que consiste en recolocar el tendón que une la rótula y la tibia, para trasladarlo unos milímetros y reconducir, así, el deslizamiento entre los cóndilos del fémur.

La técnica de implante de condrocitos (ICC), permite la regeneración del cartílago mediante el cultivo de estas células (obtenidos mediante una muestra del cartílago del paciente) que, posteriormente, se implantan en el paciente. Esta técnica es curativa, sin embargo, sólo es aplicable a casos muy concretos de condropatía rotuliana, en los que la lesión está claramente definida y circunscrita, aunque sea de gran tamaño. Tras varias semanas de reposo, el deportista retoma su actividad, pero nunca repentinamente, pues la recuperación tras un implante de cartílago debe ser paulatina: el ejercicio se debe realizar poco a poco y aumentando su intensidad de forma gradual.

¿Cómo lo puedo prevenir si soy deportista?

Como ocurre con la mayoría de las lesiones de cartílago, la condropatía rotuliana se puede prevenir si se realiza un calentamiento adecuado antes de hacer deporte y se estira debidamente después. Se recomienda utilizar parches de calor si se nota alguna molestia en la rodilla y, por supuesto, acudir al médico en cuanto los dolores de rodilla se vuelvan constantes y diarios.

Comparte con tus amigos










Enviar
Publicado en Blog por Agencia Gacela | Tags: , , , ,

Quizas tambien te interese

Comentarios