18 abril, 2017

Deportes de Primavera y Lesiones de Cartílago

Con la llegada del buen tiempo y la primavera surgen los deportes y actividades al aire libre. A menudo, estas actividades se practican en equipo, ya sea con familiares o con amigos, en los que puede haber una persona que no esté acostumbrada a realizar dicho deporte.

Desde el equipo de ICC queremos darte algunas claves para proteger tus articulaciones, y evitar lesiones articulares en los distintos deportes de aventura que, cada año, triunfan entre los más atrevidos.

Uno de los más demandados es el barranquismo. Este deporte es una práctica de descenso de cañones en la que el usuario se aprovecha de los “encajonamientos” y “toboganes” naturales, así como de arneses y cuerdas, para descender el curso de un río. En esta práctica suelen realizarse diversos saltos a “pozas” de agua, así como rappels.

Cartilago de rodilla barranquismo

La falta de pericia o de conocimientos previos, así como la sobreestimación de nuestras capacidades, pueden dar lugar a saltos erróneos, deslizamientos o caídas. Esto puede provocar que nuestras articulaciones sufran algún tipo de golpe, los más habituales suelen ser microtraumatismos en rodillas y tobillos pero podríamos tener dificultades de más gravedad como lesiones condrales u osteocondrales.

Por tanto, antes de dedicarnos a la práctica de barranquismo deberemos evaluar no sólo nuestras capacidades físicas y conocimientos sobre la técnica sino también prepararnos con otras actividades que “simulen” lo que vamos a realizar en la actividad (rocódromos, etc). Así mismo, es necesario, como siempre, calentar antes de comenzar nuestra actividad.

Otras de las estrellas de los deportes de aventura de primavera es el senderismo. Esta actividad en la que cada usuario mide sus capacidades y elige sus rutas de acuerdo a su preparación física, es, en apariencia fácil, pero si subestimamos la ruta podemos caer en diversos errores.

Deberemos tener muy en cuenta la meteorología, así como los lugares por los que transcurre la actividad. Esta consideración es importante a fin de llevar el calzado adecuado para cada ocasión y evitar torceduras y lesiones en nuestras articulaciones.

Así mismo, deberemos respetar la ruta establecida y no salirnos “campo a través” ya que no sólo dañamos el ecosistema, sino que también nos exponemos a caídas de mayor o menor gravedad o esguinces de tobillo que pueden dañar traumatológicamente nuestras articulaciones.

Condropatia rotuliana senderismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De igual manera, deberemos tener cuidado si practicamos Mountain Bike. Durante el pedaleo, no sólo nuestras rodillas y tobillos sufren un sobreesfuerzo, sino que también lo hacen nuestra cadera, hombros y muñecas por la posición en el manillar.

Es necesario siempre adoptar posturas que nos permitan tener la espalda recta y no desequilibrarnos para no crear lesiones en nuestras articulaciones de carga. Así mismo, deberemos calentar previamente a la realización del ejercicio y, sobre todo, no exponernos a mayores riesgos que los que muestra la ruta inicial. La mayor afección que sufre nuestro cartílago en la práctica de este deporte suele ser la sobrecarga de rodillas, principalmente la rótula.

Condromalacia rotuliana Trail running

Por último, uno de las novedades los deportes de aventura es el Trail Running. Este deporte, que cada día gana más adeptos, consiste en correr largas travesías “fuera de pista”. Sin duda, para poder practicarlo hace falta una condición física excelente, reservada a unos pocos. En su práctica se atraviesan arroyos, ríos y se realizan grandes subidas y bajadas por cerros y colinas.

Este tipo de ejercicio puede ocasionar sobre todo sobreesfuerzos (sobrecargas) en articulaciones de carga como rodillas y tobillos, aparte de fracturas e impactos.

 

 

 

 ¿Qué podemos hacer para proteger nuestras articulaciones?

Lo primero que debemos tener en cuenta es no sobreestimar nuestra fuerza física y capacidades, así evitaremos el agotamiento extremo y los fallos de “técnica” que esto puede ocasionar, ya que son, sobre todo, deportes extremos en los que cualquier fallo puede ocasionar algún traumatismo.

Así mismo, previo a la actividad, realizaremos un entrenamiento que adecúe nuestra forma física al deporte escogido y, de manera inmediata, un calentamiento que haga que nuestras articulaciones de carga estén preparadas ante los impactos que puedan sufrir.

También es muy importante la modulación del ejercicio, evitando ejercicios prolongados sino es habitual que los realicemos. La modulación del ejercicio a veces puede resultar uno de los mejores consejos pues es recomendable más veces y menos tiempo.

¿Qué lesiones se pueden ocasionar en la práctica de estos deportes?

Como hemos mencionado, al tratarse de deportes de aventura en los que, en ocasiones, participan personas no formadas para tales esfuerzos, pueden sobrevenir sobrecargas, así como traumatismos causados por deslizamientos, grandes impactos, caídas, etc.

A modo de resumen indicamos a continuación las afecciones más habituales (no las únicas) que puede sufrir nuestro cartílago en estos deportes de primavera:

  • Barranquismo: lesiones por microtraumatismos en rodillas y tobillos.
  • Senderismo: esguinces de tobillo.
  • Mountain Bike: sobrecarga de rodillas, principalmente rótula.
  • Trail Running: lesiones por sobrecarga, principalmente la rodilla.
Comparte con tus amigos










Enviar
Artículos relacionados

Comentarios