27 julio, 2016

¿Qué es la condropatía rotuliana?¿Y la condromalacia patelar? ¿Son lo mismo?

La rodilla es la articulación que más se lesiona principalmente por ser una articulación de carga, diseñada para soportar gran parte del peso de nuestro cuerpo.  Además a este factor se le suman otras causas como una mala práctica deportiva, la edad, traumatismos, sobrepeso…Estos factores favorecen la aparición de condropatías rotulianas o patelar (mal conocido como condromalacia) que es una lesión en el cartílago articular que trataremos de aclarar en qué consiste y cómo conseguir de nuevo recuperar un cartílago sano en nuestra rodilla.

Durante muchos años ha habido una confusión al usar el término condromalacia rotuliana, y aplicarlo a todos los cuadros de dolor anterior de la rodilla. En la actualidad se prefiere usar el término “síndrome femoropatelar” para los cuadros de dolor en esta región, y reservar el de “condropatía” a los casos en los que el dolor es producido por una lesión del cartílago. Se recomienda no usar el término “condromalacia”, aunque está muy extendido, que significa reblandecimiento anormal del cartílago.

condromalacia rotuliana

Así es la condromalacia rotuliana o patelar

Antes que nada, debemos dejar claro en qué consiste esta lesión:

El cartílago es un tejido especial, sin riego sanguíneo, diseñado para soportar la carga y la fricción a que se ven sometidas las articulaciones. Las lesiones del cartílago aparecen en hasta en el 12% de la población, exponen el hueso con el roce directo producido por el movimiento articular. Esto desencadena dolor y limita el movimiento de las articulaciones afectadas.

La rótula o patela es un hueso aplanado que se sitúa en la cara anterior de la rodilla, articulándose con el fémur, y que protege esta y facilita el deslizamiento de la articulación.

La condropatía rotuliana o patelar hace referencia a la enfermedad o lesión del cartílago articular que afecta a la rótula y que se manifiesta con dolor en la parte anterior de la rodilla.  Se clasifica en cuatro grados según su extensión y severidad. El dolor en la cara anterior de la rodilla o síndrome femoropatelar, que es uno de los procesos traumatológicos más frecuentes en deportistas y en no deportistas, es debido a múltiples causas. De estos cuadros, sólo un porcentaje se deben a condropatía rotuliana.  

El diagnóstico definitivo de condropatía rotuliana se hace por visión directa del cartílago por artroscopia. Puede ser necesario recurrir a la exploración artroscópica para valorar el estado del cartílago o la existencia de lesiones no detectadas en la resonancia, cuando siga existiendo dolor a pesar de medidas conservadoras y de haber corregido los factores que empeoran el cuadro.


Causas

La condropatía rotuliana patelar (erróneamente llamado condromalacia) puede ser originada por los traumatismos repetidos de la rodilla y por movimientos repetidos que producen compresión del cartílago. A su vez, es posible que tenga su origen por factores estructurales como la alineación de la rodilla o la posición de la rótula. Recordamos que la condromalacia rotuliana es una lesión degenerativa que afecta al cartílago superficial articular de la rótula.

El sobre uso de nuestras articulaciones de carga es otro de los factores, y es que no todos estamos preparados para correr una maratón o hacer un triatlón. Es necesario mantener una buena forma física antes de practicar ciertos deportes, ganar músculo para estar preparados y evitar lesiones. Incluso solicitar un estudio de nuestra pisada puede prevenir futuras lesiones de cartílago.

Son muchas las personas que desconocen la importancia de mantener el peso adecuado a nuestra estatura y constitución, de hecho es fundamental, ya que este puede tener consecuencias negativas en nuestras articulaciones de carga, en concreto, en nuestras rodillas.

sobrepeso y condromalacia rotuliana

El sobrepeso juega un papel importante en la salud de nuestras articulaciones de carga y la recuperación en casos de condromalacia rotuliana

Una de las causas de la condropatía rotuliana patelar son esos “kilitos” de más que llegamos a acumular en nuestro cuerpo, de hecho, una de las primeras recomendaciones médicas en este tipo de lesión articular, es procurar una bajada de peso para así, aliviar tensión y fricción en las rodillas. Esta técnica es especialmente recomendable en lesiones de gran tamaño en las que las técnicas quirúrgicas básicas (microperforaciones o mosaicoplastias) dan malos resultados.

Las soluciones quirúrgicas son variadas y diferentes en función de cada necesidad:

  • Traumatismos en la rodilla
  • Compresión del cartílago
  • Alineación de la rodilla
  • Posición de la rótula
  • Sobrepeso
  • Bajo estado de forma física

 


Tratamiento

El primer paso en el tratamiento es solucionar los factores que desencadenan o agravan el cuadro: desalineación de la rodilla, rótula alta, obesidad, meniscopatía

Al tiempo que se corrigen los factores asociados se instaura tratamiento médico y una rehabilitación fisioterapéutica para potenciar la musculatura.

En último término, cuando el tratamiento conservador falla en el control de los síntomas, en el caso de que existan defectos circunscritos del cartílago, puede optarse por una opción quirúrgica.

Entre las técnicas más avanzadas para tratar los defectos del cartílago se encuentra el Implante de condrocitos autólogos(ICC) que permite tratar y solucionar el defecto del cartílago, una vez que se han solucionado los factores que lo desencadenaron.

  • Abrasión, perforación y microfracturas: En esta técnica se raspa,  agujerea o se rompe el hueso que subyace al cartílago con la intención de que la sangre que afluye desde la médula del hueso arrastre células madre pluripotenciales que produzcan cartílago en la zona dañada. Aunque pueden funcionar en lesiones de pequeño tamaño, el cartílago que se genera, al no estar producido por condrocitos maduros, es defectuoso.
  • Trasplante de periostio o pericondrio: El periostio es la capa de tejido fibroso que recubre al hueso; y el pericondrio la que recubre al tejido. Estas capas son ricas en fibroblastos inmaduros y su uso en las lesiones de cartílago se basa en la capacidad que tienen estas células de estimular la cicatrización. Sin embargo, al reparar el cartílago lo hacen con tejido colágeno cicatricial, y no con el colágeno típico del cartílago.
  • Mosaicoplastia: En esta técnica se extirpan pequeños trozos de hueso y cartílago de las zonas de poca carga de la articulación y se implantan en la zona lesionada, como las teselas de un mosaico. El problema de esta técnica es que las células de muchos de los trocitos extirpados y reimplantados mueren con el proceso, por déficit de aporte sanguíneo, por lo que el injerto no “prende”. Esto hace que falle con frecuencia en las lesiones de mayor tamaño.
  • Implante de Condrocitos: Esta técnica cultiva los condrocitos del propio paciente y los implanta en la lesión bien como un líquido rico en condrocitos que se cubre con periostio (ACI); bien como una membrana de colágeno en la que los condrocitos están ya imbuidos (ICC). Estos condrocitos reciben aporte sanguíneo del hueso subcondral (como el cartílago normal) y son ellos mismos los que remodelan el colágeno para crear un cartílago exacto al cartílago sano.

 

Fuente: Dra Guillén Vicente, Isabel. Condropatía Rotuliana (condromalacia rotuliana). Jefa de la Unidad de Tobillo y Pie, Unidad de Cartílago Clínica CEMTRO.

 

Comparte con tus amigos










Enviar
Artículos relacionados

Comentarios