Qué es el Pre ICC

Las células de los tejidos están en un proceso de recambio continuo.  Unas células se dividen y multiplican para suplir a las células que mueren. Esta capacidad proliferativa es menor a medida que aumenta la edad cronológica, y es lo que determina la edad biológica de los tejidos.

Esto quiere decir que las células de una persona a los 20 años tienen mucha mayor capacidad regenerativa que a los 50. Por ese motivo, en personas que pueden necesitar un implante de cartílago en el futuro, se puede extraer cartílago aprovechando una intervención previa que se realice, por ejemplo para reparar una lesión osteocondral o una lesión de ligamentos , y mantenerlo congelado por si en el futuro fuese necesario. En ese caso, cuando necesitase cultivar su cartílago unos años después, dispondría de células de alta calidad y la posibilidad de hacer un implante de cartílago no estaría limitada por su edad cronológica.

Esta técnica está muy especialmente indicada cuando va a realizarse una mosaicoplastia, microfracturas o microperforaciones para tratar una lesión condral u osteocondral, puesto que estas técnicas tienen un considerable índice de fallos a largo plazo. Para los pacientes en los que la mosaicoplastia, la microfractura o la microperforación falla, la mejor alternativa es el implante de cartílago.

Qué beneficios aporta

En caso de necesitar un implante de cartílago, las posibilidades de éxito disminuyen a medida que aumenta la edad de las células a cultivar. Aunque se han demostrado crecimientos celulares aceptables en células de más de 55 años, a partir de esa edad no se recomienda el implante de cartílago. El congelamiento de muestras jóvenes de cartílago permite: